ALCALDIA

El Ayuntamiento de Estepona renueva el convenio con Emaús para garantizar el funcionamiento del comedor social

  • 12 AGO 2020

El Consistorio destinará 18.000 euros a la entidad y asumirá los gastos de luz, electricidad, gas y mantenimiento de las instalaciones. La delegación municipal de Bienestar Social continúa ofreciendo ayudas para que todos los vecinos de Estepona tengan garantizadas sus necesidades básicas.

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, y el representante de la ONG 'Emaús Obra de Amor', Luis María Romero, han firmado hoy la renovación del convenio de colaboración que permitirá al comedor social seguir ofreciendo su servicio en la ciudad. El acuerdo comprende que el Ayuntamiento se compromete a destinar a esta entidad la cantidad de 18.000 euros al año, además de asumir los gastos de luz, electricidad, gas y mantenimiento de las instalaciones, también cedidas por el Consistorio. Asimismo, el Ayuntamiento mantiene la colaboración en la organización de eventos benéficos que recaudan fondos para este servicio.

El Ayuntamiento aporta desde 2013 esta cuantía económica a la citada entidad, encargada de la gestión del comedor social. Todo ello, dentro de las acciones que el equipo de gobierno lleva a cabo para garantizar que todos los vecinos del municipio tengan cubiertas sus necesidades básicas.

El regidor ha señalado que la atención de los ciudadanos más vulnerables continúa siendo una prioridad para el equipo de gobierno, por lo que la delegación municipal de Bienestar Social se están ofreciendo distintos tipos de ayudas a las familias que lo requieren.

En ese sentido, ha recordado el esfuerzo económico realizado por el Consistorio desde el inicio del estado de alarma como consecuencia del covid-19 para que ningún ciudadano tuviera desatendidas sus necesidades básicas. Así, desde el pasado 15 de marzo y hasta julio, se destinaron un total de 248.348 euros en alimentos y ayudas económicas para atender a los vecinos que lo necesitaban.

Además, se organizó “un operativo sin precedentes” para adquirir y distribuir comida entre los ciudadanos que estaban sufriendo dificultades económicas. En esta acción de compra de alimentos se invirtió un total de 93.118,63 euros, que posibilitaron el reparto de un total de más de 150 toneladas de alimentos entre las 2.000 personas atendidas diariamente.

Para la adquisición de comida, la organización de la bolsas y distribución de las mismas se puso en marcha un operativo compuesto por concejales del equipo de gobierno, voluntarios de protección Civil y personal de la delegación de Bienestar Social. En los casos en los que las familias que necesitaban la ayuda no tenían posibilidad de desplazarse a ninguno de los puntos de distribución de las bolsas, los ediles del equipo de gobierno y los voluntarios de Protección Civil las fueron llevando a los propios domicilios.

Tras la finalización del estado de alarma, el Ayuntamiento continúa con su labor de atención a las familias con dificultades económicas a través de las ayudas de emergencia social, cuya partida sigue teniendo un carácter ilimitado; así como las ayudas familiares. Para optar a estas ayudas los vecinos tienen que ponerse en contacto con la delegación municipal de Bienestar Social y aportar documentación que acredite su situación económica. De momento, más de un centenar de familias han dejado de solicitar la ayuda por alimentos después de que sus miembros hayan vuelto a trabajar tras la desescalada.