POLICÍA LOCAL

El uso de un desfibrilador municipal logra estabilizar y evitar la muerte de un ciudadano que sufrió un infarto

  • 9 ENE 2019

Tres policías locales y un vigilante municipal consiguieron salvar la vida del afectado mientras esperaban la llegada de la ambulancia del 061

El Ayuntamiento de Estepona informa que tres agentes de la Policía Local y un vigilante municipal han podido reanimar y estabilizar a un ciudadano que había sufrido una parada cardíaca gracias a la utilización del desfibrilador que se encuentra en las dependencias municipales de Puertosol.

El afectado, un hombre de 70 años, se encontraba ayer en las oficinas del Patronato Provincial de Recaudación cuando cayó desplomado tras sufrir un infarto. Tras recibir el aviso del personal que trabaja en estas oficinas próximas al Consistorio, los agentes de la Policía Local y el vigilante municipal se trasladaron desde el edificio Puertosol con el desfibrilador que instaló el Ayuntamiento en 2014 para atender emergencias de este tipo.

La actuación inmediata y la utilización de este dispositivo resultaron primordiales para salvar la vida de este ciudadano mientras esperaban la llegada de la ambulancia y del personal sanitario.

El uso del desfibrilador y los masajes cardíacos realizados por el personal municipal fueron fundamentales para recuperar al afectado y minimizar las posibles secuelas que podría haber sufrido tras la parada cardiorrespiratoria, según trasladaron a los agentes locales el personal sanitario que atendió posteriormente al infartado.

El Consistorio apostó en 2017 por ampliar el número de espacios ‘cardioasegurados’ con la instalación de desfibriladores en todos los equipamientos deportivos de la ciudad y en los coches de Policía Local que se encuentran realizando servicios de patrulla, ya que éstos son los primeros en personarse en las zonas donde se recibe un aviso de parada cardíaca. Además, se adquirió otro desfibrilador portátil que puede ser utilizado por personal municipal en eventos multitudinarios como ferias, conciertos o festivales. Estos desfibriladores se sumaron a los que ya existían desde 2014 en el polideportivo ‘El Carmen’, en el Centro Cultural Padre Manuel y en el edificio Puertosol.

Todos los agentes de la Policía Local han sido formados para utilizar de forma correcta estos dispositivos, que pueden salvar la vida a las personas que sufren una parada cardíaca. Aunque en cada dependencia municipal hay también empleados responsables del uso de estos dispositivos, este año el Ayuntamiento va a ofrecer formación para que todo el personal interesado en su utilización puedan aprender a utilizar estos sistemas que permiten estabilizar a los afectados mientras llegan los equipos sanitarios.