NUEVAS TECNOLOGÍAS

El Ayuntamiento inicia una campaña de recogida de móviles usados para fines sociales

  • 3 ABR 2017

El Consistorio está desarrollando esta iniciativa con el grupo "Estepona y sus voluntarios". Los fondos recaudados irán destinados a Acción contra el Hambre y la Fundación Stop SanFilippo.

El teniente alcalde del área de Nuevas Tecnologías, José María Ayala, y representantes del colectivo ‘Estepona y sus voluntarios’ han presentado hoy una campaña de recogida de móviles usados, que se desarrollará durante las próximas dos semanas y cuyo objetivo es recaudar fondos para la organización no gubernamental Acción contra el Hambre y la Fundación Stop Sanfilippo, que atiende a niños que sufren esta enfermedad rara.

El edil ha explicado que el beneficio económico obtenido por la reutilización o reciclado del material donado se destinará íntegramente a proyectos de investigación y terapias para el Síndrome de Sanfilippo y a actuaciones nutricionales que está llevando a cabo ‘Acción contra el hambre’ en países en vías de desarrollo.

El teniente alcalde del área de Nuevas Tecnologías ha indicado que, además de colaborar con dos causas solidarias que merecen el apoyo de la ciudadanía, la entrega de los terminales antiguos también supone reducir la contaminación medioambiental, ya que éstos se reciclarán o reutilizarán de forma correcta por parte de empresas especializadas.

En cuanto a la recogida de los teléfonos, Ayala ha comentado que se podrán depositar en unas cajas temáticas que se encuentran en las dependencias del Ayuntamiento de Estepona -edificio Puertosol-, en el Centro Deportivo José Ramón de la Morena y en el centro de estética ‘La Pelu’ de calle Villa. Además, también cabe la posibilidad de contactar con el grupo de Facebook ‘Estepona y sus voluntarios’ para entregar los dispositivos en desuso.

Por otra parte, el Ayuntamiento ha depositado para esta iniciativa más de una treintena de móviles que no estaban siendo utilizados. A ese respecto, ha recordado que el actual equipo de gobierno eliminó en 2011 más de cien terminales y un centenar de líneas corporativas, lo que supuso un ahorro de más de 1,7 millones de euros para las arcas municipales.