ALCALDIA

La Junta de Andalucía deniega que "La Morocha" se convierta en la primera playa canina de Estepona

  • 28 MAY 2015

El equipo de gobierno había modificado una ordenanza municipal para poder tener una playa de perros y dar respuesta a una petición de los ciudadanos.

El Ayuntamiento de Estepona informa de que la Junta de Andalucía ha denegado el permiso para que la ciudad disponga de una playa canina. El equipo de gobierno presentó en noviembre una propuesta para convertir 'La Morocha' en la primera playa para perros en el municipio; pero, finalmente, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio acaba de rechazar dicha petición.

La concejala del área de Playas, Susana Aragón, ha explicado que el Ayuntamiento había mostrado su disposición ha habilitar una superficie de 10.000 metros cuadrados, entre las playas de 'El Padrón' y 'El Castor', para que los animales pudiesen pasear, jugar junto a otras mascotas  o bañarse en el mar.

Aragón ha lamentado que la administración autonómica, responsable de autorizar estos permisos, haya informado en contra de esta playa canina, que “pretendía dar respuesta a una reivindicación realizada por centenares de vecinos que reclamaban un espacio donde los perros pudiesen disfrutar de una playa durante todo el año”. 

Por este motivo, el Ayuntamiento modificó el pasado año una ordenanza municipal para posibilitar un espacio junto al mar para los animales. Asimismo, ha añadido que los turistas valoran el hecho de poder viajar con sus mascotas y encontrar destinos donde propietarios y animales compartan espacios de ocio.

“En Estepona estamos trabajando para que las mascotas dispongan de lugares donde puedan realizar ejercicio y convivir con otros animales”, ha señalado la responsable municipal, que ha recordado que el pasado mes de septiembre entró en funcionamiento el primer parque canino del municipio, que cuenta con una superficie de 2.200 metros cuadrados, y que se sitúa junto al parque de Los Niños.

Los trabajos ejecutados por el Consistorio consistieron en el adecentamiento del terreno en el que se plantó césped y se colocó un sistema de riego. Además, se creó una zona de estanques para que los animales se puedan bañar y  otra zona de sombra  donde se instaló una pérgola. 

El parque está perfectamente adaptado para personas con discapacidad y también cuenta con papeleras, una zona con drenaje y un área con juegos como anillos, balancines, minipasarelas y pasos para que los perros puedan realizar ejercicio físico.